En busca de la paz interior

Descubre la paz que te pertenece

En el ajetreo y el estrés de la vida diaria, a menudo nos olvidamos de buscar la paz interior que siempre ha estado dentro de nosotros. Fue Dios nuestro Padre quien nos creó en un estado de paz eterna, y es nuestro deber recordar y reclamar esa paz que nos pertenece.

Puede que te preguntes cómo puedes encontrar esa paz en medio del caos y las preocupaciones de la vida. La respuesta es sencilla: solo tienes que mirar hacia adentro y contactar con tu verdadero Ser. Tú eres una creación divina, perfecta tal como eres, y la paz que buscas siempre ha estado allí, esperando a ser reconocida y aceptada.

La paz trasciende el tiempo y el cambio

A menudo nos aferramos a la idea de que la paz solo puede encontrarse en circunstancias externas favorables. Sin embargo, la paz verdadera va más allá de cualquier condición externa. Es una paz que trasciende el tiempo y el cambio, porque es eterna y está arraigada en nuestro ser más profundo.

Es comprensible que, en ocasiones, nos olvidemos de nuestra verdadera naturaleza y nos dejemos arrastrar por el caos y la preocupación. Pero siempre podemos volver a recordar y elegir la paz en cualquier momento. Solo tienes que invocar a tu Padre celestial y pedirle que te ayude a encontrar la paz que te fue dada al nacer.

La paz es el único deseo que realmente queremos

Esta premisa es fundamental para comprender por qué no nos sentimos realmente felices, y por qué nuestros deseos no nos satisfacen cuando se nos cumplen.

Detrás de todo deseo humano siempre hay una distorsión. Es que nunca deseamos lo que realmente queremos.

Detrás de todo lo que parece ser aquello que resolverá nuestros problemas o no dará la felicidad que anhelamos, no nos estamos dando cuenta que lo que realmente queremos es la paz que creemos que no dará dicho deseo.

Comprendiendo esto podemos darnos cuenta que es del deseo de paz lo que realmente anhelamos y que no existe otra cosa que nos brinde verdadera felicidad.

Las 3 claves para ser feliz en tu vida!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *