La Revelación: Significado según “Un Curso de Milagros”

La Revelación en “Un Curso de Milagros”

En “Un Curso de Milagros”, la revelación se refiere a la forma original de comunicación entre Dios y sus creaciones. Este concepto es explicado en uno de los pasajes del libro, donde se menciona que la revelación implica una sensación extremadamente personal de creación que a veces se busca en las relaciones físicas, pero que la proximidad física no puede proporcionar.

La revelación en “Un Curso de Milagros” se presenta como una experiencia profunda y significativa que va más allá de las limitaciones del mundo físico. Es una forma de comunicación directa con Dios, en la cual se experimenta una conexión íntima y personal con la divinidad.

La Comunicación entre Dios y Sus Creaciones

Según “Un Curso de Milagros”, la revelación refleja la forma original de comunicación entre Dios y sus creaciones. Esta comunicación va más allá de las palabras y los conceptos del lenguaje humano, ya que es una experiencia directa de la presencia divina.

En el libro se menciona que la revelación implica una sensación extremadamente personal de creación. Esto significa que a través de la revelación, se experimenta una conexión profunda con la fuerza creadora de Dios, sintiendo que uno mismo es parte de ese proceso creativo.

Es importante destacar que esta forma de comunicación no se limita a las relaciones físicas. Aunque las relaciones humanas pueden ser significativas y satisfactorias, la revelación va más allá de lo que se puede experimentar en el plano físico. Es una experiencia espiritual que trasciende las limitaciones del cuerpo y de la mente.

La Búsqueda de la Revelación

En “Un Curso de Milagros”, se plantea que la revelación es algo que a veces se busca en las relaciones físicas. Muchas personas buscan una conexión profunda y significativa con los demás, esperando encontrar en esas relaciones una sensación de plenitud y trascendencia.

Sin embargo, el libro señala que la proximidad física no puede proporcionar la sensación de creación que se experimenta a través de la revelación. Esto significa que aunque las relaciones físicas pueden ser importantes y valiosas, no son la fuente última de la plenitud y la conexión espiritual.

La revelación es una experiencia personal y única que cada individuo puede experimentar a través de su propia conexión con lo divino. No depende de las circunstancias externas ni de las relaciones con los demás, sino que es una experiencia interna que se encuentra en el corazón y la mente de cada persona.

En resumen, en “Un Curso de Milagros” la revelación se refiere a la forma original de comunicación entre Dios y sus creaciones. Es una experiencia profunda y personal que va más allá de las limitaciones del mundo físico. Aunque las relaciones humanas pueden ser significativas, la revelación trasciende lo físico y es una experiencia espiritual única para cada individuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *