La salvación del mundo depende de nosotros

Y nuestro espíritu, que es lo que realmente somos, el que tiene que tomar el lugar que le corresponde en la dirección de nuestra mente para lograrlo. Solo debes tomar la decisión para que la gran obra se lleve a cabo.

La Grandeza del Amor de Nuestro Padre

La Salvación está en Nuestras Manos

La confianza que Dios pone sobre ti, es otra muestra del amor que él tiene por su hijo. Esta confianza y su Amor es tan grande que debes dignificarla.

Dios te creó y sabe exactamente como eres, por eso pone la salvación en tus manos, con la absoluta certeza de que Aquel que es parte de Ti, y también de mí, es mi Ser y está a salvo.

La grandeza del amor de nuestro Padre, en cómo el Amor de Dios nos rodea y nos envuelve en cada momento de nuestra existencia. Él nos ha dado la capacidad de elegir y decidir, poniendo en nuestras manos la salvación de Su Hijo, demostrando así su confianza y amor infinito hacia nosotros.

El Amor Infinito de Nuestro Padre

El amor de nuestro Padre es tan inmenso que nos crea a su imagen y semejanza, dándonos la libertad de elegir nuestro propio camino. Él nos conoce en lo más profundo de nuestro ser y aún así nos permite tomar decisiones que afectan nuestra propia salvación.

Es un amor que trasciende todo entendimiento humano, un amor que nos sostiene y nos sostendrá en cada paso de nuestro camino de regreso a Él.

A pesar de nuestras imperfecciones, de nuestros errores y flaquezas, nuestro Padre sigue amándonos incondicionalmente. Nos ha dado a Su Hijo como prueba de ese amor eterno, confiando en que seremos capaces de protegerlo y llevarlo a salvo de regreso a Él. Este regalo no solo demuestra Su amor infinito, sino también la confianza que tiene en nosotros y en nuestra capacidad para elegir el amor y la salvación.

El Amor de Nuestro Padre en Nuestra Vida

Cada día, podemos experimentar el amor de nuestro Padre en nuestras vidas. Está presente en cada sonrisa de un ser querido, en el abrazo reconfortante de un amigo, en el amanecer y en cada momento de alegría y gratitud. Si abrimos nuestros corazones y nuestras mentes, podemos sentir ese amor infinito en cada fibra de nuestro ser.

Nuestro Padre está siempre a nuestro lado, guiándonos y protegiéndonos. Nos invita a tomar decisiones conscientes y amorosas, para elegir el camino de la verdad y la bondad. A través de su amor, encontramos la fuerza y el coraje para enfrentar los desafíos de la vida y para ser quienes realmente somos, seres divinos y perfectos a su imagen y semejanza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *